Como solucionar problemas con compañeros de trabajo

Todos tenemos a nuestro alrededor jefes autoritarios, compañeros envidiosos o pasivos agresivos. ¿Y qué hacemos con esta “gente tóxica”? La primera opción sería evitarlos o pasar completamente pero como se encuentran en nuestro entorno laboral pasamos a una segunda opción: ACTUAR.

  1. Ponte en el lugar de la otra persona. Practiquemos un poco la empatía intentando comprender por qué ese compañero tiene dicha actitud y como lo hace sentir, es decir, que persigue obtener con esa conducta. Esa es la clave, o bien para solucionar la situación o para que al menos tolerarla mejor.
  2. ¿En qué situación se encuentra? Hasta nosotros mismos en situaciones difíciles sacamos a relucir nuestra peor parte de la personalidad, ya que todos podemos tener un mal día y es aquí donde debemos ser muy comprensivos. El que es pasivo-agresivo probablemente tenga una sensación de falta de control en algún aspecto de su vida, o el que siempre busca pelea se deba a un problema de búsqueda de atención. Llegados a este punto tenemos tres opciones:

A) Ignorar el problema. Es la opción que prefiere todo el mundo pero solo es efectiva si se trata de un hecho aislado o de un compañero que se encuentre en una situación bajo presión. Algo que podemos dejar pasar si es un hecho puntual.

B) Confrontar el problema. Si es algo que ha ocurrido con más frecuencia y no se trata de un hecho aislado, debemos hacerle frente. Aquí dependiendo de la relación que tengamos con este compañero de trabajo, nuestra actuación puede limitarse a un e-mail o necesitar de una conversación lejos del lugar donde normalmente ocurren las desavenencias. En este caso debes seguir unas pautas:

  • Mantén el contacto ocular.
  • Habla con tranquilidad, nunca eleves el tono de voz.
  • Pregúntale como se encuentra. A veces el simple hecho de ser escuchado por el otro es más que suficiente.
  • Conoce los motivos de su actitud. Es una forma de ver si es una respuesta desmedida, si puede racionalizarse o si podéis debatir (y no discutir) tranquilamente acerca de las consecuencias que esta generando dicho comportamiento.

C) Hablar con tu jefe o, en su defecto, con el jefe de departamento. Puede ser comprensivo ante esa situación y analizarlo en pro de solucionar la problemática. Por supuesto si esto no se resuelve, escalar al siguiente nivel y elaborar una queja con el fin de esclarecer el asunto.

En mi opinión considero que la comunicación es la vía más plausible para solucionar cualquier conflicto de forma civilizada. Y que si hubo alguna disputa lo mejor es solucionarla para que no se vuelva a repetir. A través del dialogo se puede llegar a una convivencia de cordialidad y respeto entre compañeros.

Solo me queda deciros que cada día es una oportunidad para mejorar, para sonreír y sobre todo para vivir como quisierais vivir el resto de vuestra vida. Está en vuestra mano porque la felicidad es un derecho que debéis reivindicar, así que luchad por el, porque yo estaré a vuestro lado. Un millón de sonrisas y hasta el próximo lunes.

Anuncios

Atrevete a opinar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s